UA-37291030-9

sábado, 27 de julio de 2013

Plants vs Zombies

  Plants vs Zombies pretende ser una recreación de un mundo irreal en el que nosotros, ya muertos vivientes, vaya usted a saber si a causa de alguna guerra nuclear organizada no por los antiguos bloques USA-URSS, como sabes inexistente uno de ellos como tal , o si prefieres por aliados de USA y no aliados de USA, sino por el puto agujero de ozono, que se nos acabará absorviendo el tuétano como vulgares sorbetes playeros,  atento al magnífico guión que es de traca, luchamos  contra los vegetales. ¡Ahí queda eso!

Para hacer más cercana la situación, y también para ahorrarse una pasta en decorados, la guerra tremebunda tiene lugar en tu mismo jardín.

  Bueno, de hecho llevamos luchando muchos años contra ellos, yo diría siglos, desde la época en que los vikingos construían sus navíos, pasando por los constructores de Colón y sus Pinta, Niña y Santa María.    Aun hoy en día, en los tiempos actuales, nos empeñamos en arrasar todo lo que huele a pecado, como es el color verde.
  Y es que los bosques, con su exuberante verdor, hasta insultante para el decoro de los buenos cristianos, hace pensar en revistas porno de las de antes, los chistes verdes que contaban y cosas así de cuando aun no se estilaba el libertinaje actual.
  Es por ello calculo que ciertas retrógradas jerarquías eclesiásticas se empeñan en incendiar todo lo que huele a falta de respeto a la doctrina.

  ¡Eh, que solo es una broma inocente!


  La xbox 360, beyblade, gopro, disfraces de hallowen, ninjago, skylanders, mmorpg, wii, monopolio, juegos de matemáticas, oroscopo, raspberry pi, deber negro ops 2, goodgame empire,etc., son otra serie de aparatos y aplicaciones de hardware y software respectivamente que deleitarán a los juguetones más exigentes.

  Algunos de ellos como la xbox360, incluso conocidos por mi, como también el monopolio,....,no no no, el de mi tiempo se llamaba Monopoly y jugábamos a ser "Botines" en potencia. Pero solo eso.

 Si es que ya no es lo que era, las creencias se desvirtúan, los deseos se corrompen y los mas corrompidos, Bárcenas a la cabeza de la PPecera de ppeces ladrones, se hacen millonarios a cuenta de los tontos del culo de siempre, nosotros.

  Por que no se puede tocar a misa y estar repicando, o algo así, que decía algún conocido, me parece, y cuando uno está jugando con fuego al final se quema, y quemas da lo que yo te diga si puede ser que si no me lo dijiste fuera por que tenía que pasar.

  El caso es que la, en su tiempo graciosa, frase, ¡To er mundo e gueno!, se quedó en eso, en una frase sin más.

¡Salud y Suerte!

  

jueves, 11 de julio de 2013

Abandera tu productos y consigue el éxito comercial

           

Hola amigos,

La curiosidad brasileira que , por mor de la globalización, quiero presentaros en este momento, va a darnos una clara y excelente muestra que nos ayudará y guiará a la hora de crear y diseñar nuestros productos de éxito, con vistas a la comercialización.

Así mismo comprobaréis lo importante y definitivo que resulta, en lo que a la valoración económica de ese bien de consumo se refiere, tener un nombre e imagen de país que, por obra y gracia de su historia a lo largo de los siglos y la posición que ocupa en el actual marco internacional, le a convertido en un referente a imitar, no solo por los demás países en vías de desarrollo, sino también por los países más desarrollados y que han encontrado en él un ejemplo más que válido a tener en cuenta para adoptar en su modelo de desarrollo.

Como seguro que habéis adivinado, Brasil es el país al que me estoy refiriendo, un paraíso de tamaño continental, que actúa como uno de los climatizadores del planeta y reservas del ecosistema mundial.

Pues bien, una vez situados en Brasil, con los oídos atentos a los diferentes ritmos medio africanos que, a cada momento, te asaltan en cualquier rincón del país, descubriremos que si miramos a los pies de sus habitantes, una gran mayoría, usa la socorrida y cómoda havaianas. Unas sandalias o chinelas que en nuestra cultura occidental únicamente son usadas para evitar coger hongos en la piscina, o en la playa.

Sin embargo aquí en Brasil es el calzado más común y que es usado por una gran mayoría de personas.

Por supuesto no digo que Dilma Rouseff calce chinelas en sus reuniones, claro que es necesaria una compostura y cierta etiqueta, aunque seguro que siendo más joven sí las ha usado. Eso por no hablar del momento de la ducha.

Hablando de chinelas, es de ellas en dónde quiero situarme para mostraros la curiosidad y la importancia de la marca en cualquier producto, en este caso Brasil.

Si seguís mis blogs, concretamente Mascotas, seguro que conoceréis a mi más reciente adopción de nombre Pinchi.

Pues bien.

A lo que iba es que el citado Pinscher Miniatura, como todos los cachorros, más aun de esta raza, en su lógica etapa de travesuras y fortalecimiento mandibular, ya cuenta con varios zapatos destrozados y, como es normal, el calzado de su amo es lo que más le gusta, igual que a mi gato Panchito, otra de las mascota.

Entonces decía que, como me había destrozado las havaianas de 25 R$ en Buzios-Río de Janeiro, éstas...
video

 tuve que comprar otras, éstas...

chinela

8.98 R$ en Taquaralto-Palmas-Tocantins.

Como podéis observar, sin franjas amarillas y ya remendadas en el separador de dedos. 

Aquí es dónde el diseño cuenta porque, aunque sean de la misma marca, Havaianas, la indicación del color carioca hacen que prácticamente tripliquen su precio.

La única diferencia de los dos pares de chinelas, es que las baratas no tienen las rayas amarillas que circundan toda su borde.

Desconozco si la franja amarillas, en realidad, tiene alguna utilidad estructural, que podría ser, pero la impresión que le da a cualquiera que repare en ella, es que su función, al menos eso aparenta, solamente es estética y diferenciadora de nivel social.

Exactamente la misma función y diferenciación clasista que otorga ese cocodrilo que amenaza nuestros pezones bajo los polos de Lacoste.

¡Salud y Suerte!

martes, 2 de julio de 2013

Con gallumbos!

Hola amigos:

Lo que les voy a relatar hoy me sucedió hace unos días y ahora lo he vuelto a recordar pues me ha pasado por la cabeza como una visión exótica de cualquier documental de National Geographic sobre el Amazonas.

Era un día cualquiera, desconozco qué día de la semana, pero era por la mañana, aproximadamente las 9 a.m.
Como cada día regresaba a casa después de haber dejado a mi esposa en el trabajo en la Secretaría de Saude de Palmas en Tocantins.
La escasa circulación a esa temprana hora, como cualquier otro día, hacía que llevara el coche como con el piloto automático, en velocidades largas y atento a los retrovisores controlando cualquier coche que pudiera acercarse peligrosamente por cualquiera de los flancos, situación habitual en Brasil.
Estaba hacia la mitad del recorrido, en la rotonda que divide la cuadras 104 Sul y 204 Sul con las 102 Sul y 202 Sul, a un lado el CEMES y al otro el WILSON-VAZ, casi a punto de rodear ésta, cuando enfrente mi visión me retrotrajo a documentales visionados en España y cuya temática eran las tribus del Amazonas.
Ahora pienso que esa visión también podría haberme recordado a cualquier poblado chabolista español, en dónde los jóvenes deambulan medio desnudos sin ningún pudor.
Pero estaba aquí, en Palmas, cruzando por la mediana que separa ambos sentidos de la rúa, perezoso por la hora que era, las 9 a.m., y por la apariencia que daba de despertarse de un plácido, o turbulento, sueño en el que el crack actuó como sedante.
No sé si estaría el suelo mojado por la lluvia, era la temporada de lluvias, o que aquella noche hubiera habido relente, lo dudo, o que hubiese pasado un camión regando las calles, cosa que también dudo.
El caso es que esa impresión me dio y lo recuerdo por la desazón que me causó ver al joven, calculo que no tendría 16 años, solo con un calzón que parecería recién sacado de una carbonera.
Creo recordar que la cara estaba como la de un bebé mocoso.
Quizá tenía apariencia de drogado, pero también debía estar bien puesto en cachaça. Sus mugrientos y medio rubios pelos de estropajo, alborotados, daban fe de ello.
Su desnudez cubierta por apenas un gallumbo y descalzo.
Parecía que un Boy, avergonzado por su actuación, escapando del escenario del show de cualquier sala de fiestas.
Apenas fueron escaso 5 segundos los que mantuve aquella visión mientras rodeaba la rotonda.
Cinco segundos creo que nunca mejor aprovechados y productivos para recrear y recrearme en una postal fotográfica.
Cinco segundos que hicieron una instantanea perfecta, que espero sirva para ilustrar vuestras conersaciones sobre la realidad Brasileña.
Que no todo es capoeira, futbol, Copa Confederaciones y cuerpos esculturales de la playa carioca de Copacabana.
Recordad al Brasil de las fabelas, que es el verdaderamente importante y el que está necesitado de la solidaridad que tuvo nuestra España para abandonar la miseria de la guerra civil y la época franquista.
Solidaridad que le brindaron sus vecinos mejor preparados y que aquí en Sudamérica, además de la miseria existente en todos los aspectos de la vida, no solo en el cultural o económico, no es posible de encontrar.


Una pena amigos.


¡Salud y Suerte!